nacer forma juridica

Puesta en marcha de la empresa

Introducción Guía creación de empresas Documental: Historia de Amazon Documental: Historia de Coca Cola Notarios y la creación de empresa De vendedor de cromos a Mejor Emprendedor del año Mapa conceptual Apuntes en pdf

Recursos educativos.

 

En el tema 6 veremos los pasos hay que dar para crear una empresa. No son pocos ni son fáciles, así que sólo se trata de que te hagas una idea general de dichos trámites. Eso sí, también verás que en los PAEs cuentas con asesoramiento gratuito e incluso te pueden tramitar en algunos casos, la creación de tu empresa.

Los apartados de este tema son:

1. La forma jurídica.

2. Trámites para obtener la personalidad jurídica.

3. Trámites para inicar la actividad.

4. Los puntos de apoyo al emprendedor.

 

A la hora de crear una empresa, hay que decidir muchísimas cosas. Pero sin duda, una de las más importantes es la forma jurídica.

Primero hay que distinguir entre lo que se entiende por persona física y jurídica. Sin entrar en términos legales, personas físicas somos nosotros que tras nacer, adquirimos derechos y obligaciones. Las jurídicas por otro lado no tienen existencia física sino sólo jurídica y también están sujetos a derechos y obligaciones. Estas nacen mediante un acto jurídico y no como el nuestro, que es un acto físico.

partido sociedades

En España en estos momentos, hay cuatro clubes de fútbol que no son Sociedades Anónimas Deportivas, entre los que se encuentra el Real Madrid y el F. C. Barcelona. La conocida cadena Eroski es una Sociedad Cooperativa pero “El Jamón” es una Sociedad Limitada. ¿Por qué hay tanta variedad de formas jurídicas de empresas?. ¿Acaso no hay una mejor que las demás?. Pregúntate por las compañías de teléfono: Vodafone, Movistar, Yoigo, etc. Si hubiese una cuyas tarifas fueran más baratas que el resto, seguramente coparía el mercado. Lo que sucede es que cada cliente prefiere una u otra en función de ciertas características.

Es importante conocer todas las posibilidades. Vamos a estudiar las tres más importantes y más usadas en nuestro país, aunque hay muchas más. En la asignatura de economía de la empresa verás muchas de ellas. Y si no la cursas, no te preocupes. Llegado el momento te asesorarán gratuitamente como luego estudiarás.

 

1. La forma jurídica.

Forma jurídica La forma jurídica más adecuada (y II) La forma jurídica más adecuada (I)

 

1.1 El autónomo o empresario individual.

 

Es la figura más sencilla. Los trámites son muy rápidos y hoy en día hay puntos de ayuda al emprendedor en todas las comunidades, que te hacen el trámite gratuitamente y te informan de todo lo que necesites.

autonomo super

En esta forma jurídica, no necesitas capital mínimo. Es decir, no tienes que depositar una cantidad económica en una cuenta corriente obligatoriamente. Esto no significa que no necesites dinero para tu actividad. Sólo que no es obligatorio. Además serás el único socio, nadie más puede ayudarte. Por otro lado tu personalidad es física y no jurídica. Esto significa que no hay diferencia entre tú como empresario y tú como persona. De hecho, tendrás responsabilidad ilimitada, lo que significa que ante cualquier eventualidad (una deuda, una denuncia, etc.) respondes tú directamente.

Casi por último, tu denominación social, es decir el nombre legal de tu empresa será obligatoriamente tu nombre y apellidos, aunque puedes crear una marca para tus productos que siempre será mucho más vistosa. Ah, no necesitas inscribirte en el Registro Mercantil de tu provincia.

Recuerda que cuando naces, te casas, te divorcias o te mueres, se anota en el Registro Civil. El Mercantil es el equivalente a empresas. Es la forma de que todo el mundo sepa la existencia de dicha empresa, cosa que no ocurre en el caso del autónomo.

Además, las personas físicas tributan por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF, las sociedades por el Impuesto sobre Sociedades o IS. Como el autónomo no es persona jurídica, tributa por el IRPF.

 

1.2 La sociedad limitada.

Noticia - La creación de sociedades mercantiles aumenta un 8,4% en Andalucía

 

arbol tipo sociedades

Todas las formas jurídicas anteriores tienen sus ventajas e inconvenientes, pero todas tienen algo en común: siempre hay al menos un socio con responsabilidad ilimitada. Esto significa que si la empresa tiene deudas y se liquida, estos socios deberán pagar con su patrimonio. Para evitar esto, existe la figura de la SL o SRL.

Es la más común y casi todas las empresas familiares e incluso grandes empresas, son SL. La novedad más importante es que el capital social se divide en participaciones, indivisibles y que se otorgan en función del capital aportado por cada socio -que ahora llamaremos partícipe-. En este caso se necesitará un capital mínimo de 3.000€.

La denominación social puede ser cualquiera, lo cual supone un proceso algo lento (un mes) ya que tendrás que ver que no haya otra empresa registrada con el mismo nombre.

 

1.3 La sociedad anónima.

Sociedad Limitada vs Sociedad Anónima

 

La SL está pensada para empresas donde un pequeño grupo de personas quieres mantener el poder de decisión. No tienes libertad de venta de tus participaciones ni puedes vender algunas de ellas. Esto además hace que la entrada de inversores sea muy difícil en caso de necesitarlo.

La sociedad anónima es una forma jurídica que permite que sea mucho más sencillo la transmisión de la propiedad. La mayoría de las grandes empresas son SA. Hay que tener en cuenta que la forma jurídica aunque no es algo sencillo, puede cambiar. Esto le ha sucedido a grandes empresas como El Corte Inglés o Telepizza que en su inicio fueron creadas como SL y ahora son SA.

La diferencia más importante se encuentra en la forma de particionar la empresa. Ya no son participaciones sino acciones. No hablaremos de partícipes sino de accionistas. Estas acciones se pueden vender libremente y la denominación social, al igual que en la SL, es libre.

 

responsabilidad limitada

 

1.4 Otras formas jurídicas.

 

Como ya hemos mencionado, existen otras muchas formas jurídicas que en realidad son poco usadas, sobre todo al comenzar un negocio. Algunas de ellas son similares al autónomo pero están pensadas para colaborar entre ellos (la comunidad de bienes o la sociedad civil). En otros casos, son formas jurídicas de las que ya hablamos y que tienen un fin social. Entre éstas últimas está la cooperativa, muy importantes en el norte de España, figura heredada del comunismo y que supone una importante fuente de empleo. Se trata de personas que ponen un capital para llevar a cabo una labor en común y que aunque complejas, son habituales en sectores como la ganadería o la agricultura.