emprendedor y sociedad

El mercado laboral

4. El salario

Salario en España

 

Podemos definir el salario como el conjunto de aportaciones económicas que realiza la empresa al trabajador por los servicios prestados. Es muy importante indicar que estas aportaciones no tienen por qué ser necesariamente en dinero (dinerarias) sino que puede ser no dinerarias (también llamadas salario en especie).

componentes salario

El salario tiene varias componentes:

• Salario base. Es al retribución que se fija generalmente de manera mensual por realizar el trabajo. Sobre esta cantidad es la que se calcula la pensión futura del trabajador.

• Complementos. Son retribuciones extras que recibe por circunstancias del trabajo, nocturnidad, peligrosidad, etc.

• Horas extraordinarias. Si el trabajador realiza una jornada laboral más larga de lo que aparece en contrato (siempre voluntaria) recibirá lo estipulado según el convenio colectivo.

• Pagas extraordinarias. Son al menos dos pagas a las que todo trabajador tiene derecho de recibir, generalmente en navidades y verano. En realidad es simplemente que el salario anual se divide entre 14 en lugar de 12. Ciertos sectores tienen incluso 4 pagas extraordinarias. En realidad no son pagas “gratis” como algunos piensan. Es simplemente dividir tu salario en 14 en lugar de 12 ya que tradicionalmente se gasta más en verano y navidades y es una forma de “racionalizar” más tu salario.

• Salarios en especie. Son aquellos pagos que realiza la empresa al trabajador que no son en dinero. Por ejemplo, guardería gratuita para sus hijos, artículos de la empresa, un coche aportado por la empresa, etc. Estas cantidades deben valorarse económicamente y se incluyen en la nómina.

 

5. La nómina

Cálculo de la nómina

 

Por otro lado, la nómina cuenta con una serie de apartados muy definidos que son los siguientes:

Encabezado, con los datos del trabajador y de la empresa

Devengos: donde se recogen todas las percepciones que recibe el trabajador y que antes se ha mencionado.

Deducciones: a los devengos (o salario bruto) hay que restar una serie de cantidades. En primer lugar la cotización a la seguridad social. Por una parte hay un porcentaje dedicado a contingencias comunes y otra a desempleo. Funciona como una especie de seguro. En caso de desempleo o de sufrir enfermedad, tienes generalmente derecho a cobrar una serie de prestaciones. También retiene una pequeña cantidad (0,10%) para planes de formación del trabajador.

Por último y no menos importante, la empresa retiene al trabajador un porcentaje en concepto del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas. Cada año, se suma todo lo retenido y si ha sido superior a lo que el trabajador debe pagar por IRPF, Hacienda le devolvería lo cobrado de más. En caso contrario, sería éste quien debería ingresarlo. Así pues, no es que Hacienda regale nada, simplemente es una devolución (en esta web, aceptamos devoluciones no deseadas por cierto) :)

Por último, el líquido a percibir, es la resta de los devengos y las deducciones

apalancate

 

6. La Seguridad Social

¿Qué es la Seguridad Social?

 

Ya has visto que en la nómina una parte se quita y va a parar a la Seguridad Social. La empresa también contribuye con una parte importante. Pero ... ¿qué es la Seguridad Social?.

Posiblemente hayas nacido en los últimos años del siglo XX y por eso, te podría parecer que las prestaciones anteriores y la Seguridad Social existen desde siempre. No ha sido así. De hecho, la Seguridad Social apareció en España en el año 1900, con prestaciones muy discretas. De 1900 a 1962, se ampliaron a otras prestaciones como la asistencia médica en parto y embarazo (en esta época la sanidad era de pago).

Entre 1962 y 1968 se sientan las bases para que el sistema pueda cubrir a toda la sociedad, que se consolida con la aprobación de la Constitución Española (año 1978). Por fin se puede decir que la Seguridad Social española es de todos los ciudadanos y para todos los ciudadanos.

accion seguridad social

En nuestro país, la Seguridad Social funciona mediante dos vertientes:

Mediante una modalidad contributiva: financiándose según las cotizaciones de los afiliados. Las cotizaciones sociales son el porcentaje que empresas y trabajadores aportan a la Seguridad Social sobre el salario de los propios trabajadores. En la actualidad, las empresas aportan un 23,6% y los trabajadores un 4,7% de su salario.

Mediante una modalidad no contributiva: a cargo de aportaciones de los Presupuestos Generales del Estado. Con ellas se financian la asistencia sanitaria, o los complementos para mínimos de las pensiones.

• Subsidios: se reciben temporalmente. Son en casos de personas que por ciertas situaciones (enfermedad, etc.) están impedidas de acudir al trabajo. Los ejemplos más habituales son por accidente (incapacidad temporal) o por tener un hijo o hija (maternidad y paternidad).

• Pensiones: se reciben mensualmente y en la mayoría de las ocasiones, hasta su fallecimiento. Las más conocidas son las de jubilación o viudedad. Las primeras se reciben cuando se alcanzan la edad y requisitos así exigidos. La segunda en el caso de fallecimiento de su cónyuge.

• Indemnizaciones: son prestaciones que se reciben en un sólo pago. Ocurren por ejemplo, en el caso de lesiones que le impiden trabajar total o parcialmente.

• Otras: por último hay otro grupo de prestaciones la más conocida de ellas es la de desempleo que se recibe en el caso de pérdida del trabajo.

En cuanto a las prestaciones no contributivas como ya te puedes imaginar, son mucho más reducidas. Las principales es la pensión por jubilación, por invalidez y por tener un hijo o hija a su cargo. Son similares a las anteriores pero difieren en las condiciones para conseguirlas y las cantidades económicas.

noticias seguridad social